chicle y salud oral

Los chicles sin azúcar: ¿son útiles para limpiar los dientes?

El consumo de golosinas no es, en absoluto, recomendado por los dentistas porque fomenta la aparición de la caries. Antiguamente, los odontólogos también desaconsejaban los chicles porque el azúcar aumentaba el riesgo de daños en los dientes. Pero, a partir de 1950, cuando aparecieron los primeros chicles sin azúcar, los especialistas en salud dental empezaron a aceptarlos porque vieron que los edulcorantes que contienen, como el xilitol o el sorbitol, proporcionan beneficios.

 Masticar chicles sin azúcar, de forma controlada, aporta efectos positivos para la salud dental como, por ejemplo, la prevención de la caries. En cambio, un consumo excesivo puede repercutir de manera negativa, en especial, en la articulación de la mandíbula.

 Su uso para limpiar los dientes viene de lejos. De hecho, antiguas civilizaciones como los indígenas mayas utilizaban esta goma procedente de un árbol tropical, antes de las ceremonias para eliminar restos de comida de la boca, aumentar la salivación y reducir la sequedad.

 A continuación repasamos los puntos a favor y en contra de estas golosinas con historia:

A FAVOR:

1- Masticar chicle después de una comida ayuda a neutralizar los ácidos producidos por las bacterias de la placa, tan perjudiciales para la formación de caries. Ayuda a retirar las partículas de los alimentos entre los dientes y el resultado es una boca más fresca y limpia. Sin embargo, en ningún caso, es un sustituto del cepillo dental porque la higiene bucal es muy necesaria después de las comidas.

2- En pacientes que sufren xerostomía o sequedad bucal, llevar un chicle sin azúcar en la boca resulta beneficioso porque aumenta la salivación. De hecho, la saliva, estimulada por esta golosina y los edulcorantes, aumenta el pH y permite mineralizar el esmalte dental. Dentro de la amplia gama de sustitutos del azúcar, el xilitol es, según estudios científicos, el componente que más evita el crecimiento de las bacterias orales de la caries.

3- Según un estudio de la Revista Dental Británica, los chicles sin azúcar también pueden reducir la sensibilidad dental después de un tratamiento de blanqueamiento dental. Los investigadores detectaron que la causa era el aumento del flujo de saliva al masticar esta dulce goma.

4- Otro de sus puntos a favor es que ayuda a combatir la ansiedad. Es por eso que el chicle con nicotina se administra en terapias para dejar de fumar. Además, ofrece un beneficio añadido: todo aquel que sustituye el tabaco por un chicle consigue mejorar su salud bucal.

EN CONTRA:  

1- Masticar chicles muchas horas no es aconsejable porque este hábito fuerza las articulaciones temporomandibulares y les provoca sobrecarga y desgaste. En personas con dolor crónico o problemas en la boca, el consumo de chicle sin azúcar no está indicado porque empeoran.

2- Aquellos pacientes que estén siguiendo un tratamiento de ortodoncia o que sufran bruxismo tienen que evitarlo porque es muy fácil que se les enganche en los aparatos.

3- Tampoco es recomendable masticar chicles más de 20-30 minutos en el día ni superar los 60 gramos de xilitol (en adultos). Consumirlos en exceso (más de 10 en el día) puede provocar trastornos gastrointestinales, flatulencias y diarrea.

4- No es aconsejable dar esta golosina a los niños pequeños, menores de cinco años y en caso de dejarles probarla es importante que estén vigilados en todo momento.