menopausia y salud dental

La menopausia: ¿cómo impacta en la salud dental?

¿Sabías que los cambios hormonales de la menopausia también afectan a la salud de los dientes? Pues sí. Las mujeres, entre los 50 y 55 años, empiezan a tener los primeros síntomas de esta etapa: sofocos, dolor de cabeza, irritabilidad…, y no saben que están más expuestas a sufrir problemas dentales. Más en concreto, el descenso del nivel de estrógenos repercute directamente en las encías y la reducción de progesterona afecta a la densidad ósea de la mandíbula.

Estos cambios fisiológicos, con la retirada de la menstruación, hacen que en la madurez empiecen a surgir más afecciones bucodentales. Por este motivo, es una etapa donde también son importantes las medidas de prevención y las revisiones periódicas con el dentista en la clínica.

¿Qué efectos pueden tener los cambios hormonales en la salud dental de las mujeres?

Estas son las afecciones más frecuentes:

1. Síndrome de la boca ardiente. La sensación de ardor bucal es uno de los signos de la menopausia más habituales. Se presenta con síntomas como ardor intenso en la lengua, además de escozor, hormigueo o adormecimiento que también pueden afectar las encías o los labios. Además, provoca cambios en el sentido del gusto, el aliento y puede causar dolor facial o dental.

2. Gingivitis descamativa. Se conoce así porque la mucosa de la encía presenta un color rojo brillante e intenso, manchado con pequeñas placas de color gris, como escamas. Además, el tejido se separa del diente y deja la raíz al descubierto. La persona afectada nota una sensación de ardor en la boca, con mucha sensibilidad a los alimentos fríos y calientes; intolerancia a las especies y condimentos y molestias, y sangrado al cepillarse los dientes. Si la afección no se trata, puede derivar en periodontitis.

3. Boca seca. La xerostomía es frecuente en mujeres postmenopáusicas y se manifiesta con una incómoda sequedad bucal que surge por un mal funcionamiento de las glándulas encargadas de fabricar la saliva y las lágrimas. El descenso en la producción salival hace que haya más riesgo de caries. Este trastorno también puede causar sequedad en los ojos.

4. Enfermedades de las encías. Los problemas periodontales afectan durante y después de la menopausia. Es importante tenerlos controlados porque existe una relación directa de estas alteraciones con la osteoporosis y la pérdida de masa ósea en la mandíbula. Esto pone en riesgo la supervivencia de los dientes.

5. Deterioro dental. Con el paso de los años es normal que las encías se debiliten y los dientes pierdan brillantez, el esmalte se erosione y las piezas se muevan y se apiñen. Es importante retirar con una higiene dental esmerada la placa bacteriana que incrementa este deterioro.

Por suerte, en la madurez muchas mujeres son conscientes de que deben mantener una buena higiene dental y tienen que acudir con regularidad al dentista. Desde la clínica Centre Parc del Nord velamos para que las mujeres disfruten de una buena salud dental en todas las etapas de su vida, hasta la vejez.