Brackets o alineadores invisibles: ¿qué es mejor?

Brackets o alineadores invisibles: ¿qué es mejor?

Si estás pensando en apuntarte a un tratamiento de ortodoncia para corregir tu sonrisa y quieres saber si eres un candidato apto para llevar alineadores transparentes, debes tener en cuenta los pros y contras de este innovador sistema que te explicamos a continuación.

Cuando te planteas arreglarte la boca, la ortodoncia invisible es una de las opciones con más demanda hoy en día en las clínicas dentales. Los alineadores transparentes o Invisalign son el método más popular entre los adultos porque sustituyen en muchos casos las incomodidades de los tradicionales brackets. Son una herramienta de gran ayuda para los profesionales dentales en su tarea de corregir la malposición de los dientes.
Estas fundas de material plástico especial y resistente se cambian cada quince días y con unas pequeñas fuerzas y presiones hacen que los dientes vayan moviéndose de forma muy gradual. En un mes consiguen la misma corrección que con más tiempo llevando brackets y con menos molestias.

Los tradicionales brackets son ideales para desplazar, de manera individual, cada uno de los dientes y modificar su dirección gracias al trabajo de una estructura de arcos metálicos y gomas. Son el método más recomendable en los niños porque no se los pueden sacar, como en el caso de los alineadores invisibles. También es una opción eficaz en los adultos y más económica.

Ventajas de la ortodoncia invisible. Es un sistema más cómodo, disimulado y compatible con las rutinas diarias. El alineador es diseñado con un material biocompatible, se recorta con láser con la forma de tu dentadura y no provoca las molestas heridas, llagas y encías inflamadas de los brackets.
Los primeros días se nota una ligera presión porque los movimientos dentales son más suaves que con los brackets.
En pacientes con problemas de bruxismo, estas fundas ejercen también la función de férulas de descarga.
Además, no tendrán que acudir a las urgencias típicas por desplazamiento o caída de algún bracket. Tampoco necesitarán ir cada mes a la consulta porque las revisiones son más espaciadas.

Inconvenientes de los alineadores transparentes. Ahora bien, la ortodoncia invisible no es para todos. A veces, no son la mejor elección por aquellas personas que presentan un fuerte apiñamiento de los dientes o necesitan modificar mucho la posición de alguna pieza.
También requieren una higiene dental con mucha más frecuencia y evitar los primeros días las bebidas calientes.
Debes tener claro que si piensas que no serás capaz de cumplir con los requisitos de la ortodoncia invisible y no podrás llevar los alineadores durante 22 horas al día, tampoco es tu opción ideal.

Brackets o alineadores extraíbles. Ambos métodos de ortodoncia son válidos y ofrecen resultados satisfactorios.
¿Qué elegir? Los especialistas de la clínica Centre Parc del Nord efectuarán una evaluación previa del estado de tu dentadura para ayudarte a tomar la decisión final más adecuada. ¡Déjate asesorar!