¿Cómo afecta el calor a tu salud dental?

¿Cómo afecta el calor a tu salud dental?

Estamos en verano, la estación del año predilecta para salir, hacer vida social y disfrutar de muchos planes al aire libre. El sol y el calor nos animan a viajar y a escaparnos a la playa y la piscina. Pero, aunque no nos demos cuenta, las altas temperaturas del verano repercuten directamente en nuestra salud bucodental.

  • El aumento de la exposición solar y de la actividad en el exterior hacen que el organismo necesite adaptarse al clima con la ingesta de más cantidad de agua. Este cambio de hábitos implica cuidarse de una buena hidratación para mantener la boca húmeda. En caso contrario, uno de los primeros efectos adversos será la sequedad bucal. La disminución de los niveles de saliva, un elemento básico para proteger los dientes, puede favorecer la proliferación de bacterias y la formación de placa bacteriana, con más riesgo de desarrollar caries y problemas de salud como la gingivitis (inflamación y sangrado de encías).
  • El calor incrementa la deshidratación del organismo y hace que nos apetezca tomar a menudo bebidas frías (muchas de ellas con mucho azúcar) y helados para calmar la sed. Esto, sumado a la relajación en la higiene oral durante las vacaciones, es una mala costumbre porque abre la puerta a los microorganismos para que se instalen y se esparzan entre los dientes y surgen más posibilidades de padecer caries.
  • Aun así, las bebidas con gas o los zumos ácidos si se consumen en exceso son un riesgo porque pueden perjudicar el esmalte dental, y propiciar su descalcificación.
  • En verano el contraste de temperaturas en la boca durante las comidas, con bebidas muy frías y alimentos muy calientes hace que aparezca más sensibilidad dental. Esta reacción dolorosa en los dientes también aumenta si abusamos del consumo de helados y granizados. Los dentistas recomiendan ingerir alimentos de temperatura similar o bien esperar un tiempo entre plato y plato o bebida a que la dentadura se habitúe.
  • El consumo en exceso de bebidas con alcohol supone una amenaza por la salud oral y la estética de nuestros dientes. El vino tinto, la sangría o el vino con gaseosa contienen taninos, unos productos que tiñen y pueden causar la aparición de manchas antiestéticas en el esmalte. Estas sustancias también se encuentran en el té negro y el té verde.
  • Procura limitar los aperitivos que contienen estas bebidas y elige opciones más saludables (zumos de fruta                  fresca, snacks naturales…)
  • El agua es esencial también en nuestra dieta de verano para mantenernos bien hidratados y con energía.

Y no te olvides de la primera regla de prevención: visita a tu dentista antes de irte de vacaciones. Con una limpieza profesional y un examen bucodental en Centre Parc del Nord te ayudaremos a mantener los dientes sanos y sin problemas este verano.